CURIOSIDADES

El guacamayo de Spix, inspiración de la película Río

 

El guacamayo de spix originario de Brasil, se encuentra extinto en la vida silvestre, se dice que el ultimo avistamiento de esta especie se remonta al año 2000.

Las principales causas de su extinción esta en la deforestación de su hábitat natural, la agricultura y el trafico para su venta como mascotas exóticas. Mismas que afectan en un 60% a la población, aparte de las especies depredadoras que no solo cazan a los guacamayos sino también contribuyen al deterioro de los arboles y el entorno en general.

En la actualidad hay muchos ejemplares de guacamayos spix vivos, pero están en cautiverio. En Tenerife en  Loro Parque un zoológico y fundación con proyectos para recuperar esta especie han logrado un aproximado de cien ejemplares que les permite pensar en la liberación en el medio ambiente, claramente el esfuerzo sera mucho mas grande porque no cuentan con tutores que puedan guiar a esos primeros ejemplares que puedan adaptarse nuevamente. Recordamos que por ser programas de cautividad su población es mas vulnerable ante los efectos genéticos que pueden darse como resultado del cruce entre ellos.

El guacamayo poco común que llego a inspirar a los creadores de la película «Río» para el personaje de Blu, ha muerto en Brasil. El ave era un guacamayo spix de nombre Presley y tenia aproximadamente 40 años, uno de los últimos ejemplares de loro nacido en estado salvaje. La historia de Presley es similar a la de Blu ya que hace mas de una década salto a la fama cuando fue encontrado en Colorado. Como muchos de sus especies son sacados de su hábitat ilegalmente de Brasil en los 70 fue vendido de mano en mano por Europa hasta terminar en los Estados Unidos. Mientras los de su especies desaparecieron de las selvas brasileñas.

Presley es lo mejor y lo peor del hombre, ya que por un lado queremos cuidar, ayudar, aportar nos preocupamos por los animales y por el otro esta el egoísmo, la codicia prácticamente matando a los animales destruyendo el medio ambiente sin importarle nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *